AUTISMO Y NUEVAS
TECNOLOGÍAS

You are here

PROYECTO SMARTIA

En 2010 se detectó la oportunidad de integrar los avances de las nuevas tecnologías con la metodología de intervención en los Trastornos del Espectro del Autismo – TEA.

La idea inicial fue aprovechar los últimos conocimientos médicos y técnicos para generar una herramienta centrada en los niños con autismo, con visión 360º de su entorno, para que además facilitara el día a día de los terapeutas, de los familiares, de los educadores y de otros profesionales que les atienden.

Las funcionalidades de la herramienta fueron definidas por terapeutas expertos en autismo, perfectos conocedores de las singularidades del tratamiento de los TEA, de los perfiles de los pacientes, de la problemática que presenta la evaluación y la implantación de un plan de intervención, de las necesidades de las familias, de las dificultades de coordinación entre todas las personas que atienden a un paciente con autismo, y también de la complejidad de la gestión de una organización con distintos centros de trabajo, sus respectivos equipos de terapeutas y los correspondientes pacientes.

La envergadura del proyecto exigía ser abordada por un equipo multidisciplinar, lo cual se consiguió con la constitución de un consorcio intregrado por las tres entidades siguientes:

Psicotrade - gabinete psicológico especializado en Trastornos Generales del Neurodesarrollo y en Atención Temprana.

Ayelen Solutions - consultoría TIC especializada en administración electrónica, y en programación ad hoc para proyectos de innovación basados en nuevas tecnologías y dirigidos a los campos de la salud y de la educación.

Instituto Labhuman - Instituto Interuniversitario de Investigación en Bioingeniería y Tecnología Orientada al Ser Humano, especializado en integrar la tecnología de forma natural e invisible en la actividad diaria de las personas.

FINANCIACIÓN

La sostenibilidad del proyecto Smartia depende de la capacidad de equilibrar los ingresos con los costes.

El desarrollo inicial del proyecto se ha financiado con fondos públicos retornables en forma de préstamo a 10 años con dos de carencia.

Los trabajos se iniciaron en 2011 tras la aprobación por parte del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad de España. La duración del desarrollo fue de 25 meses, y tras las correspondientes auditorías y validaciones en 2014 se terminó la fase inicial de desarrollo.

EVOLUCIÓN

Sin embargo, la acelerada evolución de la tecnología ya plantea nuevos retos y escenarios que animan a seguir investigando para aplicar estos avances y a evolucionar Smartia en un proceso de mejora continua. Así que ya se está diseñando una nueva fase del proyecto Smartia dirigida a ensanchar las prestaciones de la herramienta.

Smartia en su estado actual es un software como servicio (SaaS), que requiere de mantenimiento técnico, de atención a los clientes, y de una evolución continua para ir actualizándolo con los últimos avances tecnológicos y clínicos. Es por todo ello que la única forma de que el proyecto sea sostenible es el cobro de una suscripción por el acceso.